Violencia de género y adolescencia

Adolescencia, sexismo y tecnología: Algunas pautas para prevenir la violencia de género.
Nueva entrada en nuestro blog, de nuestra compañera Beatriz Castro

Anuncios
Categorías:Sin categorizar

Educarnos y crecer juntos en los barrios

Nuevo post en el blog de nuestra compañera María Hernández: Educarnos y crecer juntos en los barrios

Categorías:Sin categorizar

¿Quieres cambiar?

Post del compañero Manuel Pérez en Grupo Shinè

Categorías:Sin categorizar

No hay dedo que tape el Sol

No hay pozo que ahogue la determinación indomable,
ni noche que oculte por siempre la luz de lo verdadero,
ni desierto que cubra la inmensidad de un sentimiento profundo.

No hay anestesias que adormilen dolores necesarios y placeres buscados,
ni dedos que tapen el Sol de lo que amamos.

AMANECER_EN_NAYARIT,_MEXICO

Categorías:Sin categorizar

El filtro de lo “normal”

Nueva entrada mía en el blog de mi empresa, Grupo Shinè

Categorías:Sin categorizar

Psicología vs Coaching, ¿Nos entendemos?

Categorías:Sin categorizar

El bueno, el malo y el neutro

Los seres humanos funcionamos, en gran medida, a base de categorías. Tenemos categorías para los objetos, para nosotros mismos, para nuestros comportamientos… Nos pasamos buena parte de nuestra vida relacionándonos con etiquetas (esta persona es antisocial, tal otra es soberbia, tal otra es depresiva,…).

Las etiquetas no son positivas o negativas (vaya, acabo de usar más etiquetas) per se, sino que su adecuación depende de su funcionalidad, del para qué usamos una etiqueta en un contexto determinado. En cuanto a las etiquetas que asignamos a nuestros comportamientos, pensamientos y sentimientos, el escalón más alto, el más genérico de todos los de la pirámide de categorías es qué es bueno, qué es malo y qué es neutro o no sabemos categorizarlo en las dos anteriores.

Una de las cuestiones a la hora de asignarle a un comportamiento una de esas tres grandes etiquetas es las consecuencias que genera: consecuencias hacia nosotros mismos, hacia otros, hacia el medio ambiente. Otro de los aspectos fundamentales es el tiempo durante el cual mantenemos ese comportamiento, lo cual diferencia entre una conducta puntual y un estilo de comportamiento habitual.

Pongamos un ejemplo: alguien que apreciamos tiene un comportamiento desconsiderado hacia nosotros y, aunque mantenemos la relación con esa persona, las cosas han cambiado y ya no tenemos el mismo grado de confianza. Aquí, los pensamientos de duda tienen un efecto protector adaptativo (no queremos que nos vuelva a suceder y nos protegemos siendo más escépticos con esa persona). Bien, hasta ahí, parece todo claro; es un comportamiento puntual como reacción a un comportamiento puntual. Pero bien, ¿qué pasa si un comportamiento puntual adaptativo se va transformando en un estilo de comportamiento? Si, a pesar de nuestra desconfianza hacia la mencionada persona, seguimos manteniendo la desconfianza y se va arraigando en nosotros, es probable que en relaciones similares posteriores sigamos haciendo lo mismo, aún a pesar de que la nueva persona no ha dado muestras de que debamos desconfiar.

Si Juan traiciona a Rosa, su pareja, es posible que en la mente de Rosa se genere la siguiente relación de etiquetas y reacciones:

  • Juan – pareja
  • Juan – traición
  • Juan – desconfianza
  • Pareja – desconfianza
  • José – pareja
  • José – desconfianza

Así, Rosa habrá generalizado su desconfianza inicial hacia Juan y se la aplicará a José; al menos, inicialmente. En función de sus experiencias con José y de su propia actitud, Rosa podrá cambiar esas relaciones entre categorías o, por el contrario, las hará más fuertes. Y, como se refuerzan los vínculos mentales que tenemos más presentes, esa asociación de etiquetas se hará cada vez más y más fuerte hasta que Rosa sea consciente de ella y decida sustituirla por otra más adecuada para su propia felicidad.

Nos esforzamos por liberarnos de ataduras externas, de cosas y personas del presente, pero frecuentemente olvidamos que apegarnos a unas categorías y unas relaciones inadecuadas son una forma de restringir nuestra propia libertad.

Liberémonos del pasado, ya solamente existe en nuestra mente

Categorías:Psicología