Inicio > Sin categorizar > Gracias, Doña Carmen

Gracias, Doña Carmen

 

Doña Carmen, la Presidenta de la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica de Canarias (ADELA Canarias), nos ha dejado. Una mujer luchadora, que hasta desde su cama de cuidados paliativos nos arengaba (y me tiraba de las orejas por no dedicarle tiempo a la asociación -mea culpa, lo reconozco-) a trabajar por atender a unas personas que, de buenas a primeras, se ven con un diagnóstico terrible: la ELA. Pero hoy no voy a hablar de la enfermedad, ni del total abandono que sufren entre 80 y 100 familias en Canarias (ni siquiera hemos podido obtener el dato exacto, por AUSENCIA DE VOLUNTAD POLÍTICA), ni del shock y la impotencia que causa entre sus familiares ver que una persona, aparentemente sana, comienza a perder movilidad y movilidad hasta que ni siquiera puede comer por sí misma, y en el período final ni siquiera puede respirar sin ayuda. hoy no es día de eso.

Hoy es día, simplemente, de agachar la cabeza en señal de gratitud y de humildad ante su ejemplo. Una persona que fue profesora, aragonesa pero con el corazón instalado en Tenerife, y que continuamente se encomendaba a dios… a su Dios. Dios no le respondía, pero ella seguía hablando con él, pero no para pedir por ella, sino que su preocupación eran, continuamente, aquellos a los que llamaba, simplemente “los enfermos”.

no le bastaba con pedirle a dios, sino que muchas veces pidió ver a responsables políticos y, en general, gente que pudiera echar una mano para contarle qué es la ELA y cómo afecta a enfermos y familiares. La tibia o nula respuesta de casi todos fue pesándole en el ánimo, pero nunca lo suficiente como para que se rindiera. Siempre siguió adelante, aunque no pudiera moverse, aunque siguiera recibiendo “noes” y más “noes”.

Aunque siempre recordaba a los enfermos, a sus enfermos (no como posesión, sino porque el sufrimiento de ellos lo sentía como propio), lo que NUNCA hubiera permitido que Doña Carmen se rindiera fue una promesa:

El marido de Doña Carmen murió hace años de otra terrible enfermedad, el cáncer. Él había creado la asociación cuando a Doña Carmen le diagnosticaron ELA y Doña Carmen prometió seguir con la lucha que Miguel había comenzado, aún cuando Miguel ya hubiera fallecido. Era su forma de devolverle ese Amor; era lo que entendía Doña Carmen por “hacer lo correcto”… Y haciendo lo correcto, desde su punto de vista, se mantuvo hasta el final.

Muchas gracias, Doña Carmen. Ahora, si tenía usted razón con lo de su Dios, seguro que anda con Don Miguel en algún lado cuidando de otros. Pero no cuidándolos como quien cuida de un cachorro desvalido, mirándolo por encima del hombro. Los estarán cuidando como hermanos, como iguales.

 

D.E.P. Doña Carmen

Anuncios
Categorías:Sin categorizar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: