Inicio > Sin categorizar > Experimentos rescatados…

Experimentos rescatados…

¡Salid de aquí! 
¡Malditos! 
¡No os quiero! 

Id al lugar del que habéis venido, 
páramo lejano del que ya no regresé entero. 

Se quedó allí mi alma; debe andar perdida y en silencio, 
en busca de tu forma de andar, a la caza de tus ojos. 

Si la ves, por favor, dile que vuelva; 
te diría que con ella te quedaras, 
pero lo cierto es que eres su dueña. 

Mientras tanto, llévate tus recuerdos. 
Abandonad mi barco, dejadme solo, 
me hacéis daño. 

Aún me quedan por recorrer kilómetros 
de sucio y negro asfalto, y pienso 
en si los que me rodean, en silencio, 
también sufren con sus demonios. 

——————————————-

¿Qué hago con los besos que te debo?
Con la risa compartida
Con los sentimientos enfrentados
Con el deseo de tenerte
Con los amaneceres juntos

¿Qué hago con los besos que te debo?
Con la lluvia tras la ventana
Con tu cara en mi cuello
Con tu sonrisa al alba
Con tu cuerpo contra el mío

¿Qué hago con los besos que te debo?
No puedo buscarlos en tus labios, 
pero los buscaré en mi recuerdo.

——————————————-

Imagino tu cabello, que estalla en mi almohada
Imagino tu aroma, grabado en mi recuerdo
Imagino tu risa, que inunda mi habitación
Imagino tus labios, que ojalá fueran el sabor de cada alba
Imagino tu piel, refugio de mis manos
Imagino tu corazón, mi dueño
Imagino tu espalda, lienzo perfecto para dibujar con los dedos
Imagino tu voz, suave murmullo que me embriaga
Imagino tus manos, explorándome
Imagino tu cuerpo, entrelazado con el mío
Te imagino a tí, fundiéndote conmigo

——————————————-

Que te perdone, dices.
Que te perdone.

Te perdonaré cuando ya no importe, cuando ya te hayas ido.
Te perdonaré cuando ya no vea tus ojos al cerrar los míos.
Te perdonaré cuando el tiempo desgaste tu recuerdo como hace la brisa con la arena de playa.
Te perdonaré cuando las lágrimas se tornen muecas contenidas.
Te perdonaré cuando el dolor se convierta en un mal recuerdo.
Te perdonaré cuando los instantes sombríos queden lejos.
Te perdonaré cuando no sienta el frío de tu ausencia.
Te perdonaré cuando no sea tu risa lo primero que quisiera en mis mañanas.
Te perdonaré cuando el olvido desdibuje tu recuerdo.
Te perdonaré cuando quiera otros labios en los míos.
Te perdonaré cuando deje de quererte, te perdonaré cuando deje de querer que vuelvas.

Anuncios
Categorías:Sin categorizar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: