Inicio > Sin categorizar > 15 de mayo, sal a la calle: ¿sí, no, depende?

15 de mayo, sal a la calle: ¿sí, no, depende?

Mañana es el gran día. Un día señalado en rojo en muchos calendarios para unir distintas voces en una común: la necesidad de un cambio profundo en el sistema social y económico en el que vivimos.

Los que me conocen saben que tengo inquietudes políticas desde hace mucho tiempo, y que incluso soy afiliado (no militante) a un partido político. Eso sí, soy afiliado, no talibán. A pesar de dicha afiliación, apoyo la manifestación de mañana, porque los políticos, los banqueros y las grandes empresas se merecen un soberano tirón de orejas y una retirada de los privilegios de los que, hasta ahora, han disfrutado de manera impune. Quien quiera asumir un puesto de responsabilidad pública debe ser alguien con una profunda convicción de servicio a la ciudadanía; quien no lo tenga, que se dedique a otra cosa.

Apoyo al movimiento Democracia Real Ya por varias razones:

– Por un lado, como ya he escrito, creo que los que manejan los hilos deben ser severamente reprendidos.
– En las comunicaciones entre los miembros de Democracia Real Ya observo una cierta pluralidad ideológica, lo cual es muy positivo. Un movimiento que produzca un cambio real debe ser capaz de integrar a personas de diferentes sensibilidades. Hasta ahora, los movimientos contra el sistema establecido han pecado, a mi juicio, de una considerable cerrazón al estilo “estás conmigo o estás en contra de mi“, lo cual ha provocado la fragmentación hasta el infinito de las iniciativas y multitud de dedos acusadores señalándose recíprocamente. Esto me recuerda a la famosa escena de La Vida de Brian que adjunto.

– Aunque es cierto que se ataca, desde Democracia Real Ya, a partidos políticos, banqueros y sindicatos, he visto más referencias al cómo funciona el sistema que ataques a personas que pertenecen a esas entidades. Esto me resulta especialmente destacable, puesto que muchas veces se ha recurrido al ataque a las personas que forman parte de las bases de esas organizaciones, cunado estas personas no son diferentes de lo que puedan ser otras personas no adheridas. La mayoría de la sociedad somos personas normales y corrientes, sin otro afán que vivir una vida digna y hacer realidad nuestros sueños cotidianos. Desde que alguien empieza a confundir pertenecer a una organización X o Y con ser un “promotor del sistema“, nos ganamos muchos adversarios que, en realidad, podrían perfectamente ser nuestros aliados ¿De qué forma vamos a sumar personas a una causa común si los atacamos por tener una opinión diferente a la nuestra?

– Democracia Real Ya ha dado con una clave: todos somos esas personas a las que afecta la crisis, a los que les afecta el sistema. Han superado la típica visión reduccionista de pensar que quienes no pertenecen a nuestra organización son nuestros adversarios. La mayoría somos casi todos… A veces parece que lo olvidamos. El término “nosotros” tiene mucha mayor extensión que la que queremos creer. Casi todos deseamos un mundo mejor aunque, a veces, tengamos caminos diferentes o, incluso, totalmente opuestos. Desde luego, no pienso en la “reconciliación” entre posturas extremas, pero sí que quiero pensar que es posible un grado mucho mayor de acuerdo entre todos, independientemente de su color político o apolítico.

Podría seguir extendiéndome, pero sólo quiero hacer algunas anotaciones sobre lo que puede suponer este movimiento que se cristaliza mañana:

– Por favor, ni una señal de violencia. NI UNA. Sé que no es el ánimo de la mayoría, pero intentemos que algún grupúsculo no empañe la protesta y le den argumentos al sistema para denigrar un movimiento absolutamente legal y justo.

– Mucho cuidado con los salvadores del mundo. Hay algunas personas que, tras una apariencia ideal de luchadores por los derechos esconden intenciones menos loables, como con el culto a su persona, la imposición de una determinada ideología, etc.

– Mantengamos el diálogo siempre. El diálogo es una de las herramientas más humanas. Hablemos con todo el mundo, escuchemos a todo el mundo, siempre y cuando tengan unos principios básicos de conducta (lo cual excluye, según mi criterio, a todos aquellos que quieran imponer una ideología determinada a la fuerza, sea cual sea la ideología). Si tienes verdadero aprecio y convencimiento de tus ideas, que no te importe defenderlas con la palabra una y mil veces.

– Criticar es necesario, pero proponer mejoras también lo es. No nos centremos sólo en la crítica: propongamos cosas concretas y a medio y largo plazo. No nos quedemos con brindis al sol, o con propuestas globales olvidando las particulares. Para lograr un cambio grande hacen falta cambios pequeños. Para lograr que los cambios pequeños fructifiquen, es necesario orientarlos dentro de un proyecto mayor.

– Permitamos la heterodoxia. El diálogo y la pluralidad de visiones pueden ser muy positivas si se saben aprovechar. Si no, en lo que quedan es en una maraña de opiniones sobre las que se generan diálogos bizantinos y no conducen a ningún lado. El equilibrio entre reflexión y acción es necesario.

– Evitar los ataques a personas. Nadie se convierte en tu aliado si lo tratas como a un adversario.

Saludos y que la sociedad logre mañana un hito sobre el cual avanzar. Y el día 22, ojalá que todo el mundo vaya a las urnas.

A ti, que lees esto, quiero hacerte una petición: Vota. Vota a un partido o a otro, a un partido pequeño o en nulo, pero vayamos a votar. Si estás descontento/a con todas las opciones, vota nulo. Es una opción estupenda, con la cual puedes demostrar tu indignación, tu descontento. Creo que en este momento que estamos viviendo sería necesario que el porcentaje de abstenciones se redujera espectacularmente y el voto nulo y a partidos pequeños se incrementase; es necesario superar el bipartidismo actual, es necesario abrir la vida política a un espectro mucho más amplio de opiniones y que retomemos un derecho que costó sangre a muchas personas durante el Siglo XX: el voto. Sé que ésta no es la democracia que necesitamos, sé que le queda mucho por ser una democracia real, pero considero que debemos de mejorar la democracia desde la propia democracia.

Saludos y feliz día de salir a la calle mañana.

15 de mayo: Sal a la calle

Sal a la calle

Anuncios
Categorías:Sin categorizar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: