Inicio > Sin categorizar > Conseguir el éxito

Conseguir el éxito

Si ojeas las estanterías de cualquier librería (especialmente en las secciones dedicadas a la autoayuda y al “management“) encontrarás la palabra “éxito” impresa en los lomos de muchos volúmenes: Claves del éxito, qué hacen las personas exitosas, cómo conseguir lo que se proponga… Muchas atractivas fórmulas nos ofrecen el camino para triunfar…

Ahora bien, yo me pregunto ¿qué es triunfar?, ¿cuál es la vara de medir que indica dónde está el éxito? cuando ojeo documentos relacionados con el éxito, lo que suelo ver son referencias a logros externos: conseguir logros profesionales, sentimentales, mejorar nuestras relaciones sociales, etc. Todo esto está muy bien, pero me pregunto si no cojearemos al dejar apartados los logros internos. Crecer como personas es algo que parece no tener tanto peso editorial como el conseguir cosas.

La cuestión es que conseguir cosas tiene, para mí, un peligro: que dependamos de ello para valorarnos. Claro que conseguir logros es positivo, pero poner lo que somos en las manos de lo que conseguimos es algo que nos puede llevar al sufrimiento. Si nuestra autoestima (un término que nos gusta tanto a los psicólogos) se basa en las cosas que conseguimos, ¿qué pasa si no las logramos? Tenemos varias opciones, pero fundamentalmente dos:1) luchar por sobreponernos y obtenerlas finalmente, o 2) desistir por considerarnos incapaces de ello y que nuestra autoestima se vea resentida.

La primera de estas opciones nos lleva a, tras una primera frustración, superarnos, esforzarnos, luchar y, al final, obtener lo que pretendíamos. La segunda, por el contrario, nos lleva a no superarnos, pues no correremos riesgos con el fin de evitar futuras frustraciones. La primera opción nos lleva a crecer; la segunda, a estancarnos.

Conseguir logros es algo que todos deseamos, pero creo que deberíamos cuidarnos de que el conseguir logros no nos desvíe del principal objetivo de nuestra propia vida, que es VIVIRLA. Si olvidamos el objetivo principal de cualquier ser, ¿realmente nos sirven de algo los objetivos secundarios a éste? Mi opinión es que no.

No dependamos de las cosas que conseguimos. Somos algo más que la posición laboral, situación sentimental, bienes materiales o popularidad que tenemos. De hecho, esas cosas las TENEMOS, pero no es lo que SOMOS. Lo que verdaderamente SOMOS, nuestra ESENCIA, permanece a lo largo del tiempo. Lo que TENEMOS, en cambio, puede cambiar de un momento a otro.

En definitiva: Lo que somos permanece. Lo que tenemos, se va.

 

Luego… ¿en qué basarnos?

 

 


Anuncios
Categorías:Sin categorizar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: